Abadía de Sénanque

La abadía de Sénanque

Si la Provenza es conocida por sus campos de lavanda, la abadía de Séanque posee uno de los más especiales.

La abadía de Sénanque (Abbaye Notre-Dame de Sénanque) es una abadía cisterciense, localizada cerca de la localidad de Gordes, en Vaucluse.

Fundada en el año 1148 y habiendo pasado diferentes etapas de prosperidad y decadencia, destaca entre otras cosas por su característica planta en forma de cruz de Tau y en especial por sus campos de lavanda que hay delante. Si consigues visitar la abadía con la lavanda en flor, el panorama te dejará sin aliento.

Para obtener las mejores fotografías, conviene acercarse en horas tempranas o tardías, cuando la abadía recibe menos visitas y es posible captar la magia del lugar más fácilmente. Y si quieres fotografiarla con la lavanda florecida, lo mejor es a finales de junio y principios de julio. En agosto ya se ha recogido la lavanda, y habrá desaparecido el fantástico color violeta de sus campos.

La abadía de Sénanque, con la lavanda sin flor
Abadía, sin la lavanda, no menos impresionante

Sobre la Abadía de Sénanque

Poco tiempo atrás, hacia el año 1098, apareció la Orden Cisterciense o Orden del Císter, que no es otra cosa que una orden monástica católica reformada que promueve el ascetismo y el rigor litúrgico dando importancia al trabajo manual.

En los siglos XII y XIII la orden cisterciense ejercía una gran influencia política, yestaba en auge. Tras 60 de obras, la abadía ya estaba acabada, pero no por ello dejó de aumentar su dominio, su poder y su influencia.

En su mejor momento la abadía de Sénanque poseyó 4 molinos, 7 granjas, un hospital en Arles, gran cantidad de tierras y casas en l’Isle sur la Sorgue, Cavaillon, Carpentrás, Marsella y más.

Durante las guerras de religión, la abadía sufre fuertes daños e incendios, y es parcialmente destruida. Y durante esta época además se suman las epidemias de peste, de tal manera que poco a poco se van quedando sin monjes que residan y se ocupen de la abadía.

Poco a poco, pierden poder e influencia, y la abadía entra en declive. Con el paso del tiempo, incluso les es imposible asumir los costes de mantenimiento y queda abandonada.

Y es recientemente, a partir de 1969, que la abadía se alquila a una propiedad privada que se compromete a rehabilitarla, y facilita la vuelta de los monjes cisternienses en los años 80 que, como dicta la orden, se dedicará a los trabajos manuales, entre ellos el cultivo de la lavanda, los olivos y el colmenar así como organizar visitas guiadas y encargarse de la tienda de recuerdos.

Y eso es lo que hacen aún hoy en día los monjes. Y aunque esté en uso y ocupada, ya que viven ahí, la abadía es visitable en una buena parte.

Detalle del claustro

Qué ver en la abadía de Sénanque

La abadía, de estilo románico muy sobrio, está construida en piedra caliza y techos de pizarra. Presenta una orientación poco habitual, que se piensa que viene determinado por la dirección e inclinación del valle.

La iglesia, construida en forma de cruz de tau, presenta un ábside que se proyecta más allá de las paredes exteriores de la abadía. Éste está formado por una sola bóveda semicircular, y justo encima se encuentra el pequeño campanario, cuadrado.

La abadía posee un claustro romano que sirve de comunicación con las diferentes salas de alrededor. De todas las que hay, las que se pueden visitar son el antiguo dormitorio de los monjes, la iglesia, el claustro y la sala capitular.

Te aviso de que es muy fácil perderse si te sales del circuito, que a veces no está muy bien indicado. Y como toda la decoración es muy austera, no te das cuenta de que realmente que estás en un lugar de acceso privado al público.

El claustro de la abadía es precioso
El claustro

Información práctica

El acceso a la abadía lo encuentras a través de su tienda de souvenirs. Ésta abre todos los días de la semana, de 10h a 17h, excepto los domingos que lo hace de 14h a 17h. Yo os recomiendo consultar su web o contactarles para comprobar que la abadía está abierta, ya que están haciendo obras de restauración en el interior. Actualmente la web dice que estará abierta hasta el 32 de marzo de este 2020.

Puedes visitar la abadía por tu cuenta, lo cual te costará 8 euros la entrada, 5 euros si eres estudiante. Los menores de 6 años tienen la entrada gratuita. Las visitas con guía, solo se realizan en francés (mismo precio que entrada sin guía); pero tienen una especie de tablet interactiva en varios idiomas, que te pone en escena.

Más información en senanque.fr

Teléfono de contacto: 0033490721824

Deja un comentario

Acepto la Política de privacidad