Carcassonne y alrededores

Posiblemente una de las ciudades más visitadas de Francia: su proximidad con España y su antigua ciudadela amurallada, hacen de ella una delicia para muchos turistas.

Ya hace algunos años que visité esta magnífica ciudad. Fue nuestra primera parada al entrar en Francia, fuimos directos a ello: Carcassonne.

Estábamos muy emocionados de lo que iba a ser una ruta por la costa mediterránea francesa, y no podíamos comenzar mejor. La muralla y las torres, sólo podían indicar un comienzo de vacaciones que pintaba de exitoso.

🔹Con el paso del tiempo, me he dado cuenta de que lo importante no es cuánto ves, si no la calidad de lo que ves. Y para eso también hay que dedicarle tiempo, y pasar un fin de semana me sabe a poco, viendo todas las posibilidades que ofrece la región.

Ahora, y sobre todo después de mirar las fotos, estoy deseando volver y saborear no sólo la ciudadela fortificada otra vez y la ciudad de Carcassonne, si no sus alrededores: el canal de midi, el lago de Cavayère, el Gouffre de Cabresprine o la gruta de Limousis. Y por supuesto, comer la gastronomía típica y probar los vinos de la región, y no irme de MacDonalds o similar… 😅

Los gustos cambian con los años, y una se ha refinado, claro. Y con niños, la slow-life es una obligación para que todo vaya rodado y acabemos las vacaciones con un buen sabor de boca.

¡Vamos allá con el artículo!

Algunas curiosidades sobre la ciudadela de Carcassone

✔️ Carcasona está formada, en realidad, por dos ciudades, la Nueva y la Antigua. Ambas están separadas por el río Aude y conectadas por el encantador Puente Viejo, de piedra. Y en lo alto de la colina, la Cité.

✔️ Los restos más antiguos encontrados en el montículo donde se encuentra la ciudadela, datan del siglo VI a.d.C.. Desde 1997 es Patrimonio Mundial de la UNESCO, y como ya he dicho, tiene más de 2500 años de historia.

✔️ Si prestas atención a las paredes, podrás observar las diferentes fases de construcción, que van desde la Antigüedad hasta la Edad Media.

✔️ Hay tres kilómetros de murallas, dos recintos fortificados, cuatro puertas de acceso, y 52 torres y barbacanas, que ofrecen una panorámica excepcional de los alrededores.

✔️ El castillo condal es el centro del dispositivo defensivo de la ciudadela de Carcassone.

✔️ Fueron los romanos los primeros en fortificar el emplazamiento, aunque esto no impidió que fuera conquistada posteriormente por visigodos, sarracenos y francos.

✔️ En el siglo XIX, el arquitecto Viollet-le-Duc comenzó las obras de restauración y reconstrucción de la ciudadela, que en aquel momento se encontraba al borde de la demolición, y que durarían más de 50 años. Derriban construcciones añadidas entre las dos murallas, recubren las torres de laja gris, restauran los elementos decorativos y reconstruyen los cadalsos y la basílica de Saint-Nazaire.

No te pierdas en la ciudadela…

La ciudadela es la parte más visitada por los turistas que llegan a la ciudad, y también la más antigua. No es para menos ya que es la ciudad fortificada mejor conservada y más grande de Europa.

No es la típica ciudad dedicada a los turistas. En ella, la gente vive, y por eso es importante estar bien atento y bien informado.

Si no te quieres perder detalle, puedes optar por una visita guiada de las que ofrecen la oficina de turismo. También puedes encontrar un guía por Internet: verás que hay varias páginas dedicadas exclusivamente a ello, a encontrarte un guía para tus vacaciones.

Tengo que decirte que nosotros la visitamos libremente, a nuestro aire. Sin más guía que la de bolsillo. Ahora además con el teléfono móvil e internet es fácil conocer la historia y los detalles al momento…

Qué ver en la ciudadela

✅ Las puertas de acceso

Si accedes a pie desde la ciudad, podrás entrar por la puerta de Aude, que es magnífica. El camino desde la iglesia St-Gimer ofrece unas vistas magníficas del conjunto de la Cité, y te sitúa rápidamente en su ambiente medieval.

Si accedes en coche, lo más probable es que aparques en la explanada destinada para ello, delante de las murallas y que entres por la puerta de Narbona. A su derecha, antes de entrar, verás el busto de la Dama Carcas.

La puerta de Rodez es una de las más sencillas y se encuentra en el norte. En su lado opuesto, es decir, en el sur, te encontrarás con la puerta de Saint-Nazaire, igual de protegidas, estas dos puertas, que las otras dos más conocidas.

Puerta de Narbona

✅ La muralla y el camino de ronda

Dedicarle un momento a pasear entre las murallas no es ninguna pérdida de tiempo. Hay una cantidad de torres de defensa impresionante. Puedes observar como desde ellas los arqueros se disponían en diferentes niveles para tirar sus flechas y otros objetos pesados.

Desde el castillo se aprecia mejor la estructura militar del conjunto. Desde aquí podrás ver este espacio entre murallas, la palestra, en el cual si los atacantes accedían, quedaban al descubierto y desprovistos de refugio.

Por la parte alta de las murallas transcurre un camino de ronda, protegido por almenas y merlones y reforzado por cadalsos. Hoy en día, tanto el camino de ronda, como la palestra, te van a ofrecer amplias vistas de los alrededores.

Entre todas las torres destacan la de Saint Nazaire, de planta cuadrada con función protectora y defensiva de la basílica con el mismo nombre, o la Torre de la Justicia, de planta redonda, en la que se encontraban posiblemente el Tribunal de la Inquisición y las mazmorras.

✅ El Castillo Condal

Situado junto a la muralla en el oeste de la Cité, se comenzó a construir en el año 1130, para después ser remodelado y ampliado en la época de dominio real francés (1228-1239) a fin de convertirse en una fortaleza dentro de la ciudad.

Durante tu visita al castillo podrás ver el recinto fortificado, el patio y las dependencias.

✅ La iglesia de Saint-Nazaire

La otra visita obligada en la Cité es la basílica de Saint-Nazaire, iglesia románica, cuya parte más antigua se remonta al siglo XI.

‼️ Sus magnificas vidrieras fueron desmontadas pieza a pieza durante la Segunda Guerra Mundial para preservarlas de los bombardeos y del expolio de los nazis, que ocuparon el castillo.

✅ Las calles

Lo recomendable es pasear sin rumbo por el laberinto de callejuelas con casas medievales, algunas convertidas en cafés, restaurantes y comercios. Todas las calles acaban conduciendo al castillo, así que como mucho darás varias vueltas por el mismo sitio, pero no vas a perderte.

La Rue de Saint-Louis reúne tentadores establecimientos gourmet, anticuarios y talleres de artistas. Además de las numerosas creperias podrás encontrar varios locales en los que catar los vinos del Languedoc, y restaurantes donde probar la típica cassoulet, guiso de alubias blancas y carne servido en una cazuelita de barro.

✅ Las vistas

No dejes de asomarte por las murallas y ventanas para ver los alrededores de la ciudadela.

Mi recomendación

👉 Madruga y compra las entradas de manera anticipada. Si quieres evitarte colas, puedes comprarlas por internet.

✔️ Contrata un guía si quieres saber toda la historia de esta ciudad medieval.

🙋 No te pierdas las vistas de la ciudadela desde los alrededores. Desde los viñedos, es uno de los lugares donde podrás conseguir una panorámica preciosa de la fortaleza. Pero desde la ciudad (la nueva), también es muy bonito.

👉 Conoce los acontecimientos del momento y prepara tu viaje. Igual hay algo que te interesa ver o hacer.

⚪️Y no dudes en consultar esta la web oficial de turismo en Carcassonne para saber qué hacer, dónde y cómo, tanto en la ciudad como en los alrededores.

La Reserva Africana de Sigean

Desde que era enana que veía los grandes anuncios de este parque animal. De hecho, sus puertas abrieron en 1974. Y desde entonces han ido adoptando especies, bajo la condición de que fueran capaces de adaptarse al clima de la zona, caracterizado por sol en abundancia e inviernos generalmente poco rigurosos.

“Hoy día la Reserva Africana de Sigean cría cerca de 900 Mamíferos, 600 Reptiles y 2000 Pájaros. Evidentemente estas cifras sólo son una evaluación. Es imposible realizar un inventario permanente de las especies que viven en libertad”

– site oficial Réserve Africaine de Sigean.

Sinceramente, no se aún como acabamos yendo ahí, pero la verdad es que nos encantó. Siempre dije que volvería cuando tuviera hijos, así que lo tengo pendiente. Me encantó la gran diversidad de animales que tienen y sobre todo, el poder hacer la ruta en tu coche, como si de un safari se tratara.

Eso sí, no es recomendable bajar las ventanas ni mucho menos llamar la atención de los animales. Y ya no te digo ofrecerles comida… Súper peligroso.

Son más de 7 km de circuito en coche y después puedes hacer el paseo a pie que te lleva hacia los estanques, en los cuales se reproducen de forma regular flamencos, pelícanos, cigüeñas blancas y otras aves migratorias.

Hay otros parques después en los que puedes ver y tocar animalitos más domésticos, y enamorarte de los bebés si vas en verano.

Así que si vas no olvides tus prismáticos y tu zoom para poder hacer las fotos de tu safari.

Te dejo con algunas que yo tomé, y nada más. Te deseo una feliz escapada y que lo disfrutes!

Allez ! Bisous!

Deja un comentario

Acepto la Política de privacidad