Sobre el chocolate

A pesar de que el cacao no es originario de Europa, el viejo continente ha sabido adoptarlo rápidamente a sus costumbres.

Cuanta gente no debe creer que el chocolate es originario de Francia, Bélgica o Suiza… pero no! Su origen lo encontramos en México.

Se sabe que los granos de cacao fueron utilizados por los habitantes de América Central como moneda de cambio y unidad de cálculo, ya hace unos 1.000 años a. de C. De hecho se han encontrado residuos que demuestran que la sociedad del antiguo México ya bebía chocolate hace 2.600 años.

Alrededor del 1.300 d.de C., los aztecas asociaron el chocolate con Xochiquetzal, la diosa de la fertilidad. En el antiguo México, el chocolate se consumía en forma de bebida amarga y picante llamada xocoatl, a menudo aromatizada con vainilla, chile y achiote. De aquí derivó su nombre actual: chocolate.

El chocolate era una bebida de dioses, y por tanto su consumo estaba limitado a unos pocos, inicialmente, nobles y guerreros.

El chocolate en Europa

En 1519, los españoles conquistadores llegaron a tierras americanas, y fueron deslumbrados por esta bebida y sus propiedades medicinales. Se dice que Cristóbal Colón tiró por la borda las habas de cacao que había recibido por los indios americanos, creyendo que eran excrementos de cabra. Esto que hizo que fuera Hernán Cortés quien se atribuyera el descubrimiento, y el primero en llevarlo a España.

Sea como fuere, no se tiene constancia de la llegada de un cargamento oficial de chocolate, en Sevilla, procedente de Veracruz, hasta 1585.

La llegada del chocolate a España se aceptó de muy buen grado y se incorporó rápidamente en la corte española. Y fue gracias a la infanta española Ana de Austria, casada con el rey de Francia Luis XIII, que el chocolate se dio a conocer a los galos, teniendo gran difusión por todo el continente.

Unos años más tarde, Luis XV, creó la figura del “chocolatero del Rey“, oficio que ocuparía el farmacéutico Sulpice Debauve, quien creó por primera vez el chocolate sólido, el chocolate para morder, ya que hasta el momento, como he dicho, se trataba de una bebida.

El chocolate para todos

Es durante la revolución industrial que el chocolate se hace accesible para todos. Se convierte en un objeto de negocio y comercio que se vuelve popular.

En 1826, el holandés Coenraad Johannes van Houten presenta una patente sobre un cacao desgrasado más digerible. El chocolate se vende como alimento beneficioso la salud, según los fabricantes de chocolate.

La industrialización del cacao en polvo permite, efectivamente, reducir los costes del producto, y el chocolate tal como lo entendemos actualmente, comienza a comercializarse libremente.

La industrialización del chocolate

A principios del siglo XIX aparecen las primeras fábricas de chocolate en Europa, con los nombres que en un futuro contarán con un gran prestigio.

Curiosamente, el chocolate es muy consumido en Cataluña y el Rosellón, de manera que la primera fábrica francesa aparece en les Pyrénées-Orientales , fundada por Jules Pares en 1814.

En 1815 en Holanda se crea la primera fábrica de chocolate, seguida unos años más tardes por los suizos Cailler, que crearon la marca Suchard y Lindt entre otras.

Poco a poco la demanda crece, y para satisfacer las necesidades de la industria, se comienzan a plantar los cacaoteros en África.

Los efectos del cultivo de cacao

El chocolate es un gran negocio: en 2015, el mercado global era de aproximadamente 100 mil millones de dólares. Cada año, el mundo consume cerca de 3 millones de toneladas de chocolate y otros productos de cacao, y la demanda aumenta en un 2-5% anualmente.

La mayor parte del chocolate se consume en Europa y América del Norte, lejos de los campos de África occidental, que es donde se cultiva. En el mundo desarrollado, el chocolate es un lujo asequible y placentero; sin embargo, en África occidental, el chocolate es raro e inaccesible para la mayoría de la población, y ni si quiera los mismos productores conocen lo que es.

Se sabe que el 70% de la producción mundial de cacao proviene de África, siendo Costa de Marfil y Ghana los principales productores. Ahí, cada año se pierden 4 millones de hectáreas de bosque para destinarlas al cultivo del cacao, café, azúcar y otros productos destinados al comercio a gran escala. Hace años que el consumo de estos está en aumento, y el continente africano no puede hacer otra cosa que sucumbir a las necesidades del primer mundo, para sobrevivir.

La deforestación

Los árboles juegan un papel vital en la absorción de los gases de efecto invernadero y su pérdida, es decir, la deforestación, es responsable aproximadamente del 20% de las emisiones mundiales de estos gases.

La deforestación es uno de los principales contribuyentes al cambio climático y si ésta se considerase un país, ocuparía el tercer lugar en emisiones equivalentes a dióxido de carbono, después de China y Estados Unidos.

Es decir, no sólo se filtra menos aire al tener menos árboles, si no que además la tala de estos implica una alta emisión de gases de efecto invernadero.

Sobre la flora y la fauna

Además de la contribución al calentamiento global, la deforestación tiene un claro impacto en la vegetación y animales que habitan en los bosques. La pérdida del hábitat de millones de especies es uno de sus impactos más dramáticos. Muchas de las especies llegan a extinguirse al no disponer de un lugar donde procrear y desarrollarse.

En África Central, se estima que se ha perdido alrededor de un 65% de los bosques locales para destinarlos a la plantación de productos para el comercio (como cacao o café). Y esta pérdida está expulsando a los animales de sus hogares. Me ha impresionado este artículo de National Geografic, en el que los chimpancés se enfrentan a los humanos en busca de comida…

En fin, queson múltiples las especies afectadas en esta zona por la deforestación: gorilas, chimpancés, hipopótamos, ardillas voladoras, pangolines, leopardos y cocodrilos. A los elefantes, además, se le suma el problema de la caza furtiva, por lo que también ya quedan pocos.

En un futuro cercano…

Se cree que de aquí a entre diez y treinta años, el chocolate podría convertirse en un alimento que escasee. Los árboles del cacao del oeste de África, debilitados por el cambio climático, son cada vez más propensos a sufrir epidemias, sabiendo que no son originarios de este continente, y que por tanto nunca han llegado a desarrollar una resistencia natural contra las enfermedades de este país.


¿Cómo ves tu día a día sin tu tableta de chocolate? ¿Te has parado a pensar en la cantidad de cacao que comemos si no a diario, semanalmente?

Creo que este artículo si más no te tiene que dar a pensar y reflexionar. Espero que juntos luchemos por un mundo mejor, y comencemos a cambiar nuestras costumbres, para volver a lo tradicional y lo lógico, que es el producto local y de proximidad, como se ha hecho toda la vida.


¿Qué te ha parecido este artículo? Está basado en “el secreto oscuro del chocolate” (Chocolate’s dark secret).

Por favor, no dudes en dejarme tu comentario aquí abajo. Me gustaría saber tu opinión.

Allez ! Bisous !

2 comentarios en “Sobre el chocolate”

  1. Parece que África no existe…por varios motivos e intereses se esconden sus problemas y en Europa no nos enteramos de nada. La gente de la calle vive al margen de lo que marcan los grandes intereses comerciales. Éste problema es sólo una pequeñísima parte .

    Responder
    • Es normal, nadie se cuestiona nada. Nos educan diciéndonos que debemos ser sinceros y honestos y por su puesto no imaginas que todo está podrido hasta que poco a poco te vas dando cuenta… Y a veces es mejor no saber, pero cuando tienes hijos, yo al menos,me cuestiono que mundo les va a tocar vivir, y por eso comparto esta información con todos. :_(

      Responder

Deja un comentario

Acepto la Política de privacidad