Diferencias entre españoles y franceses

Si entre comunidades autónomas ya encontramos diferencias entre nosotros, los españoles, cómo no iban a haberlas con nuestro país vecino, Francia.

Y no me refiero al físico, al que no voy a mencionar, si no a las costumbres o rutinas que van a hacer que nuestra estancia en Francia sea más agradable, y más acorde con sus costumbres.

👉 Francia ha sido país de la aristocracia y los burgueses; y con Napoléon, se creó un conjunto de reglas y normas sociales que se conocieron como “les bonnes manières”, los buenos modales.

📑 Con la primera Guerra Mundial, estos modales se desvanecieron. Y ya fue a mediados de la década de 1980 que la cortesía burguesa comenzó a ganar terreno, y se comenzó a reivindicar la moda BCBG (bon chic bon genre), que definirá el comportamiento refinado de los franceses y su buen gusto.

🌸 Los franceses son pues, los creadores de los buenos modales y el saber estar, que se aplican también en la mesa. Y fruto de ello, derivan varias escuelas que te enseñan el tan conocido mundialmente “arte de comportarse” francés.

¡Vamos allá con las diferencias!

Diferencia número #⃣1: La comida

Sin tener en cuenta los modales y el arte de colocar los cubiertos, las copas y demás, es importante saber que existe un orden a la hora de consumir los alimentos… y un horario, que se cumple a raja-tabla sin excepciones si vas a un restaurante.

Sí, amigo: Pueden faltar 10 minutos para las 14h y que te decidas a ir a comer en ese momento. Pero posiblemente el cocinero haya comenzado a limpiar y a recoger y ya no te acepten en el restaurante (aunque lo veas lleno de gente con mesas libres). Y pensarás: 💭“si apenas son las 14”… Pero, es que ¡en Francia se comienza a comer a las 12h!

Para hacernos una idea con los horarios franceses: Cuando en Francia se come en España se picotea o se hace el vermut, cuando en Francia se merienda en España se está acabando de comer, cuando en Francia se cena en España se merienda, y cuando en Francia ya se ha hecho la digestión en España se cena.

Así pues, ya ves que los horarios de las comidas no tienen nada que ver entre España y Francia.

Acuérdate pues de que la hora de comer es alrededor de la 13h (procura no llegar más tarde de las 13h30 al restaurante), la merienda sobre las 16h y la cena, a partir de las 19h, también procurando no llegar mucho más tarde de la 20h30 al restaurante, si quieres que te acepten. Después tu cuerpo estará preparado para irse a dormir con la digestión hecha, y descansarás de maravilla, o al menos, eso se dice 🤔.

El aperitivo. Más conocido como apéro, es una auténtica institución en Francia. Es un momento cordial que se comparte con la familia o los amigos antes de comer.

Se toma una copa mientras se picotea algo, normalmente unas olivas. El queso mejor lo guardas para el final, normalmente el postre 😬.

Pues si creías que habías acabado de comer y justo tenías un hueco para el postre, te sorprenderá ver la tabla de quesos que pueden llegar a ofrecerte. Hay una infinidad, tantos como días tiene el año, y de todos los tipos. Son una delicia y no podrás abstenerte a probarlos todos.

👉 Por cierto, está mal visto comer el queso sin acompañarlo de un trocito de pan, y la opción del vino tinto para acompañarlo es más que recomendada.

El apartado de los quesos es inmenso. Tán importante es el queso en Francia que incluso tienes la zona de quesos comerciales, como la de la foto, y otra de quesos con Denominación de Origen al corte e incluso una tercera donde tienes el queso local de proximidad, de algún granjero vecino :)
El estante de los quesos ocupa mucho más que lo que puede mostrarte esta fotografía

Diferencia número #⃣2: Los cobros

Si te gusta ir al supermercado a comprar, las colas se te harán eternas. La cajera es tan atenta con el cliente, que muchas veces no atiende al siguiente hasta que el anterior no ha acabado de recoger su compra. Y hay abuelos que se demoran… ¡no te quiero decir cómo! Mientras, tú esperas con tus congelados, en la cola, implacable ante el paso del tiempo ⏳.

Como curiosidad: si te olvidas de pesar algún producto, sueles tener el permiso de la cajera para ir a buscar la báscula y pesarlo sin que nadie te grite ni hayan malas caras. La gente lo acepta, sorprendente.

Y después de que llegue esa persona de pesar su producto, llega el momento del pago: con cheque!

Sí, es muy habitual pagar con cheque. Pero para ello, necesitas sacar el boli, escribir la suma, presentar tu documento de identidad, que la cajera lo pase por la máquina para hacer el registro… todo un protocolo que hará que esperes 10 minutos más.

El uso de cheques está muy extendido, para todo: incluso para pagar instituciones públicas. Muchas veces lo prefieren incluso a un recibo domiciliado. Je ne comprends pas pourquoi…

Diferencia número #⃣3: la conducción

Si decides cruzar la frontera con tu vehículo, normalmente los límites de velocidad están indicados en las carreteras principales. En las secundarias, no es tan frecuente y hace poco se bajó el límite de velocidad a 80 km/h. Sí que en autopistas el límite es más elevado que en España, a 130, pero deberás fijarte en los carteles para darte cuenta de en qué momento se ha acabado la autopista, ya que muchas veces cuando te acercas a una gran ciudad el límite baja a 110 o incluso 90 km/h.

Señal de prioridad a la derecha, no siempre presente en Francia

Sobre todo es muy importante saber que en Francia existe la prioridad a la derecha. Deberás fijarte en todos los cruces si hay señal que indique quien tiene preferencia, si no deberás frenar para ceder el paso al coche que está a tu derecha. A mí aún me cuesta de ver que haya carreteras que parecen principales y que en el cruce te tengas que parar cuando parece evidente que tienes la prioridad: Pero no es así. Así que precaución.

Diferencia número #⃣4: La puntualidad

No está bien visto llegar tarde a los sitios, ya sea al trabajo, al médico, a la escuela o a una primera cita. Con los amigos siempre hay un margen de espera del que nadie se enfada, que son unos 15 minutos de cortesía.

Como anécdota, te diré que la primera vez que fuí al médico aquí en Francia, había un hombre que esperaba desde hacía alrededor de 15-20 minutos a que le atendiera el médico. En España es habitual esperar en las salas de espera de los ambulatorios, así que si eres previsor, te llevas un libro o algún pasatiempos para sobrellevar la espera. Pero ese hombre, estaba muy enfadado de tener que esperar, ya que por algo había cogido cita. Me hizo reír con su hipocresía. Pero lo habitual es que sean puntuales, hasta en la consulta.

Diferencia número #⃣5: El carácter

El carácter español es bien conocido por ser abierto, cálido, alegre, extrovertido. Rebosamos energía con lo que hacemos y eso se nota también cuando hablamos (o gritamos, según los franceses). Si vas a un restaurante en el extranjero y hay otro grupo de españoles no muy lejos, enseguida te darás cuenta de su presencia, gracias al tono de voz utilizado: o son españoles, o son italianos, que también tienen fuerte temperamento.

En Francia, te encontrarás con gente inicialmente cortés. Ni se te ocurra tutearles, a no ser que les preguntes si puedes hacerlo. Así que aquí se habla de usted, esa forma de hablar que en España apenas se usa o vagamente con los abuelos.

No te faltarán los bonjour‘s ni los passez une trés bonne journé. Pero su amabilidad se limitará a esto, y estará lejos de desearte realmente que pases un buen día, se la repampimfla.

Y si hay algo que no les gusta, aunque sea un detalle al que tú no le hubieras echado importancia, ellos no tardarán en quejarse y expresar lo desconformes que están. Verás ahí que sus raíces reivindicativas son muy potentes, gracias a lo cual tienen unos sindicatos y asociaciones muy potentes que realmente velan por la gente y los trabajadores.

👉 Eso sí, el día que un francés te abra los brazos, tendrás un amigo para toda la vida.

Diferencia número #⃣6: la familia

Si te vas a vivir a Córcega, igual no encuentres mucha diferencia con las costumbres españolas. La familia es muy importante para nosotros y por ello solemos quedarnos más o menos cerca de casa. Volvemos a menudo los fines de semana para comer en familia, y siempre estamos en contacto. Además, cuando tienes niños, si no tienes un familiar a tu lado, la vida se hace imposible en España.

¿Cuántas abuelas (y abuelos) no hay que se dedican a llevar o recoger a los nietos al cole?

La vida sin la familia, en España, es insostenible.

En Francia, también es importante la familia, pero los padres franceses asumen que sus poyuelos algún día van a partir, y no al pueblo de al lado, no. Ya desde los 18 años que el estado ofrece ayudas para que los jóvenes se independicen y vayan a estudiar lejos de casa. Tienen muchas vecas con otros países y es frecuente realizar intercambios y que acaben los estudios en sitios como América, Japón o Alemania. Así que una vez que el niño se hace mayor y se va, apenas lo ves en semanas… Pero es lo habitual.

🙋 Siempre me acordaré el día que tomé la decisión de irme a vivir a Barcelona. A mi madre le pareció muy lejos, y sólo estábamos a 150 Km, o ni eso. Ya no quiero hablar del día que dije que me iba a Francia… Por suerte estamos en el siglo XXI y todo cae cerca ahora, si tienes el tiempo y el dinero, claro.

La importancia de la familia, muy bien representada. Me encanta esta foto 😊

Et voilà voilà ! Pues estas son algunas de las diferencias entre españoles y franceses, y seguro que existen muchas más.

➡️ ¿Qué opinas tú, quieres compartir tu experiencia conmigo? ¿Tal vez contar una anécdota divertida? No lo dudes, y deja tu comentario justo aquí abajo 👇.

Allez! Bisous!

Deja un comentario

Acepto la Política de privacidad