Mirador de las Gargantas del Verdon

Escapada a las Gargantas del Verdon – Les Gorges du Verdon

Las Gargantas del Verdón no son sólo el cañón más grande de Europa, sino que también es el más hermoso.

Este lugar mágico, con un paisaje emblemático, es el sitio ideal para practicar tantos deportes como puedas imaginar, caminar abrumándote por los enormes acantilados desde arriba o desde el interior, o simplemente hacer la ruta en coche parándonos en todos los miradores que ofrece.

Te explico a continuación, algunas características.

El Verdon desemboca en el lago de Sainte-Croix, que es lo que se ve en la foto

Algunas curiosidades sobre las Gargantas del Verdon

Las Gargantas del Verdon es un cañón escavado por el río con su mismo nombre, el Verdon, en un espacio natural protegido desde 1990, que forma parte del Parque Natural del Verdon.

El río Verdon, recibe su nombre gracias al color verde-turquesa de sus aguas. Tiene un recorrido de 175 km, y éste se hace más interesante en la zona comprendida entre los municipios de Castellane y Moustiers-Sainte-Marie, en la Provenza, donde ofrece paisajes majestuosos, siendo este el lugar oficial de las Gargantas del Verdon.

Aquí los acantilados varían de una altura de 250 a 700 metros, con un ancho de 6 a 100 metros en la parte baja, y de 200 a 1500 metros en la parte superior de la garganta.

Cómo descubrir las Gargantas del Verdon

Según donde te hospedes, puedes consultar sobre excursiones organizadas en el cañón. Esto te despreocupa de todo, pero te obliga a ir al ritmo y merced de los organizadores.

Tienes diferentes posibilidades de descubrir las Gargantas, y una de ella (y también la más fácil), es en coche.

La route panoramique des Crêtes (la ruta panorámica de las Crestas) sigue la carretera D23 y es un bucle de 23 Km que te permite visitar en coche o en bici la parte más impresionante de las Gargantas, desde arriba de los acantilados. Consta de una 15 de belvederes o miradores, desde los que también podrás observar las aves de la zona: buitres, halcones peregrinos o águilas reales.

Desde esta carretera puedes realizar numerosas excursiones a pie. Nosotros realizamos una pequeña salida que comienza a la izquierda del Chalet de la Maline. Desde aquí el camino desciende (son unos 300 metros de desnivel) hasta llegar al río. Nosotros caminamos hasta llegar el puente del Estellié, destruido durante las fuertes inundaciones de 1995, y reconstruido desde entonces. 

El río estaba bien lleno después de las últimas lluvias torrenciales de los últimos días, y el agua no era tan esmeralda como lo es en verano. Pero la excursión vale la pena, ya que te permite deslumbrar desde el medio del rio, sobre el puente, el imponente cañón.

De este mismo punto, comienza la caminata del Sentier de Martel, más recomendada para el verano que en otoño, debido a la duración de la excursión (unas 6h30′) y a las horas de sol o las posibles inclemencias del clima.

El sendero de Martel es el más famoso de entre todos los que hay en la zona. Fue nombrado así en 1930 en honor al explorador Édouard-Alfred Martel (1859-1938), quien exploró por primera vez el Verdon, en 1905, como empleado de la compañía de electricidad del sureste, siendo encargado de la realización de estudios geológicos en el río.

Este sendero es el más fascinante de todos, ya que recorres todo el cañón bordeando el río, pero esta vez desde abajo. El único inconveniente es que debes prever un modo de volver al coche, que estará a más de 15 Km a pie. Normalmente, en época turística existe un servicio de autobús que conecta los dos puntos, pero es mejor informarse antes de realizar la ruta, u organizarse con alguien para que os vengan a recoger.

Otros senderos súper recomendados son el sentier de l’Imbut y el sentier du Bastidon. Y sobre todo, no os podéis perder las maravillosas vistas desde el Balcón de la Mescla, donde verás los impresionantes acantilados con los picos del Luberon de fondo y el famoso Ventoux.

Otras formas de conocer el Verdon

El Verdon ofrece muchas posibilidades. Si te apetece ir a tocar el agua esmeralda, puedes practicar cañoning, rafting, vela, windsurf o cayak. O simplemente puedes alquilar una barca de pedales para adentrarte en el río, ya que al final de las Gargantas del Verdon se extiende el el lago de Sainte-Croix, ideal para bañarse en familia un día de verano.

Si con esto no tienes suficiente, puedes darte un paseo en parapente, slack-line, base-jump o salto pendular (que me perdonen los que lean esto, por que no estoy muy segura de cómo se traducen estos deportes de riesgo que EN LA VIDA voy a practicar…).

Y como no, hay infinidad de vías de escalada, en las que te suspendes a más de 500 m de altura: más de 900 rutas de escalada, el paraíso para los escaladores de todo el mundo.

En fin, que posibilidades, no le faltan a las Gargantas del Verdon.

Mi pareja practicando escalada, con el Verdon de fondo

Cuándo visitar las Gargantas del Verdon

Tienes que prestar mucha atención si ha llovido los días de antes de realizar una excursión bordeando el río, ya que puede aumentar su nivel en cualquier momento, puesto que hay presas hidroeléctricas que podrían abrir sus compuertas.

El mejor momento para descubrir las Gorges du Verdon es a mitad de temporada. En verano, el clima es agradable y el agua es hermosa, pero las gargantas a menudo están llenas de gente, lo que hace que las gargantas no se aprovechen al máximo. Por otro lado, si los visita en mayo, junio o septiembre, tendrás el placer de disfrutar del calor y las vistas evitando las multitudes. En estos meses el clima de las Gargantas del Verdon es ideal, no hace demasiada calor, y los días son los suficientemente largos para aprovecharlos bien.

Dónde dormir en las Gargantas del Verdon

El camping

Lejos queda la idea de que el camping es para los pobres o que son cutres. Su clasificación similar a los hoteles, en función de las estrellas, hace que muchos se hayan convertido en auténticos resorts en medio de la naturaleza. Alojarse en un camping actualmente ofrece muchas más opciones que la típica tienda de campaña: el bungalow nunca falla, ya está presente en la mayoría, y estos ofrecen todas las comodidades que podría darte un hotel, pero con la posibilidad de disfrutar de la libertad que las instalaciones de un camping ofrece. Y si tienes niños, mejor ni te cuento: ellos están encantados de sentirse libres de peligros y poder hacer lo que les de la gana.

Sólo te voy a dar un consejo si vas en tienda de campaña. Las noches, no importa si es julio o agosto, hace frío. Así que trae un buen saco de plumas para dormir, que no te pille desprevenido y un catarro te estropeen tus vacaciones el primer día.

Alrededor del lago de la Sainte Croix, tienes un porrón de campings. Escoge el que más te convenga.

Un AirBnB

Aún en el rincón más perdido del mundo, creo que si hay conexión a internet, hay alguien que es capaz de alquilar su casa a través del AirBnB. Pues aquí, en las Gargantas del Verdon, también es posible, por unos 50 euros la noche. Si vas en junio, antes de que hayan cortado la lavanda, te recomiendo quedarte cerca de los campos de Valensole, para poderte dar un buen paseo por ahí, cámara en mano.

Les Chambres d’Hôtes

Les Chambres d’Hôtes es el equivalente al Bed&Breakfast ingés. No se suelen anunciar en AirBnB ni por booking, pero sí puedes encontrar muchos de ellos en páginas web como chambre-hôtes. También puedes presentarte directamente y preguntar si pueden acogerte esa misma noche.

El Hotel

Al fin y al cabo, la provenza no deja de ser “la campaña” como aquí le llaman. Y sí, hay hoteles, pero no muchos, lo que hace que los precios rápidamente se disparen. Si vas en temporada alta, una habitación te va a costar un ojo de la cara, pero si tienes el dinero para ello, adelante: los hay que son un lujazo y no les faltan detalle, como el Hotel les Restanques de Moustiers o les Jardins de l’Ermitage.


Pues sólo me queda animarte a que vengas a visitar les Gorges du Verdon. Si te gusta la naturaleza, no solamente podrás disfrutar de las gargantas, si no que hay muhisimas posibilidades en la zona. No te olvides de dejar un comentario, o consultarme cualquier cosa.

Allez ! Bisous !

Deja un comentario

Acepto la Política de privacidad