Village de Bories

El pueblo de Bories es un lugar histórico situado en los alrededores de Gordes, en el Luberon.

A 1,5 Km al suroeste de Gordes se encuentra este magnífico descubrimiento arquitectónico. Se trata de un pueblo abandonado muy peculiar, con los asentamientos típicos de piedra en seco que salpican la Alta Provenza. Sólo entre el Ventoux, el Luberon y la montaña de Lure hay más de 3000 construcciones de este tipo, edificadas según el principio de la falsa bóveda en voladizo.

Aquí en el Luberon, la roca calcárea está por todos lados. Es fácil de extraer y manipular, ya fue explotada por los Romanos en su momento, y aún hoy día aún se encuentran numerosas canteras en la región.

El hombre ha sabido sacarle provecho a toda esta piedra, inagotable y barata, que se encuentra fácilmente en la región, y ha levantado cientos de construcciones de piedra seca en las laderas de la montaña del Luberon y los montes de Vaucluse.

El Village de Bories es una auténtica aldea construida enteramente con piedra local.
Village de Bories, un auténtico pueblo

Les bories

Los Bories son las cabañas provenzales de piedra que puedes encontrar especialmente en el Village de Bories, pero también por todos lados en la Vaucluse, ya sea en forma de cabañas como de muros y demás.

En los siglos XVII y XVIII, el país tuvo que hacer frente al crecimiento de la población y a la escasez de tierras de cultivo. Los campesinos más pobres compraron tierras vacías y sin cultivar, a menudo lejos de las aldeas. Y mediante el trabajo duro y la limpieza del suelo, conquistaron un nuevo suelo en el que poder desarrollar nuevas actividades complementarias.

Son más de 3000 años de continuidad, sacando las piedras y aprovechándolas en construcciones diversas. Pero las más recientes son las que se construyeron en el siglo XVIII, que son las que vemos en el pueblo de Bories.

Este tipo de cabañas las encontrarás en muchos senderos en la Vaucluse.
Las cabañas “bories”

El Village de Bories

Abandonado durante más de un siglo e invadida por la vegetación, la aldea había sufrido los estragos del tiempo. El momento en el que se redescubrió, siendo adquirido por Pierre Viala, era urgente restaurarlo , para poder preservar este raro ejemplo de arquitectura espontánea.

Los trabajos de restauración durarían algo menos de una década (1969 à 1976), y posteriormente, en 1977, fue clasificado como monumento histórico: Constituye la agrupación más importante de este hábitat de piedra en seco, característico del Luberon, cuya mayor concentración se encuentra en el territorio de Gordes.

Ahora está protegido, pero abierto a los visitantes. Organizado como un museo de viviendas rurales, alberga una colección de objetos y herramientas tradicionales de la región, y reúne documentación sobre el pasado de Gordes, sobre arquitectura en piedra seca y las cabañas en Francia y en todo el mundo.

El descubrimiento del pueblo de Bories es incomparable: Es un sitio privilegiado que es recomendado visitar preferiblemente con calma, y con la primera luz del día.

Un día de primavera, en el Village de Bories
Le Village de Bories en primavera

Información práctica

El Village de Bories abre todos los días a las 9h y cierra en función de la temporada, entre 17h30 y 20h. Está cerrado del 25 de diciembre al 1 de enero incluidos.

La entrada cuesta 6 euros el adulto, y 4 euros los niños de 12 años o más. Los menores de 12 años, tienen la entrada gratuita.

Más información en levillagedebories.com

Teléfono de contacto 00334 90 72 03 48


Esta visita es muy recomendada. Si ya has ido, no dudes en escribirme qué te ha parecido. Me encanta leer tus comentarios 🙂

Allez ! Bisous !

Deja un comentario

Acepto la Política de privacidad