Ser au-pair en Francia

Si te interesa aprender idiomas en un país extranjero, pero el presupuesto no te alcanza, ser au-pair puede ser una buena solución a tus dolores de cabeza.

Quizás te apetece conocer mundo, y aprovechar para aprender una lengua o conocer una nueva cultura, y tal vez hacer un poco de turismo, pero cuando uno es joven, y no tiene muchos ahorros, las limitaciones son muchas.

Si eres una persona astuta, a la que le gustan los niños, y se te da bien integrarte en nuevos ambientes, ser au-pair es una opción muy a tener en cuenta. Te va a permitir ese cambio de aires que ansías y, aunque no es el tipo de independencia que seguro soñabas, esto te va a permitir ser la dueña o dueño de tus propias decisiones, con la responsabilidad que se deriven de tus acciones.

Para tranquilizarte, te voy a decir que en Francia, todo este tema del au-pair está muy regulado, y hay más compromiso a la hora de respetar tus derechos, que en comparación con otros países.

Vive tu sueño viajando y siendo au-pair

Los au-pair en Francia

Pero antes de empezar, déjame que te explique los dos tipos de au-pair que existen en Francia:

  • Salarié au-pair. Es una persona contratada por un particular para realizar las tareas del hogar o de carácter familiar (ocuparse de los niños fundamentalmente), a cambio de darte un techo y comida. En este caso no hay límites de edad ni condiciones especiales según la nacionalidad.
  • Stagiaire aide familial étranger et jeune au pair. En este caso se trata de una persona que viene a Francia para estudiar y mejorar sus conocimientos de francés. Por tanto, en este caso también te hospedan pero a pesar de tener ciertas obligaciones, como en el caso anterior, deben permitirte asistir a tu curso de francés.

Por tanto, cuando se habla de au-pair, generalmente hace referencia al segundo caso. Pero si quieres más información respecto al trabajador au-pair, te dejo este enlace oficial del gobierno de Francia, y este otro donde te dan más información y detalles de cómo ser salarié au-pair.

Ser au-pair: Cómo funciona

Tanto si quieres ser familia acogedora, como si quieres ser chica/chico au-pair, te tienes que poner en contacto con las agencias que lo gestionan. En este artículo, como me centro en ser au-pair, no hablaré de la otra cara de la moneda, la familia. Así pues, debes ponerte en contacto con alguna agencia tipo Aupairworld, en la que te tendrás que registrar.

Poco después comenzarán a proponerte familias, y serás tú quien acabe seleccionando la que más te convenza según tus prioridades, como estar más cerca del centro o de donde realizas el curso de idiomas, el dinero que te van a pagar, o tu instinto. Como consejo, te digo que valores seriosamente la presencia de alergias graves o enfermedades importantes o discapacitantes de los niños o los padres, que también hay casos raros.

Una vez hayas seleccionado a la familia, y antes de desplazarte, deberás firmar el contrato por escrito. En este se te detallarán los miembros de la familia, la duración del contrato, las características de la casa o apartamento (y un poco sobre su ubicación), y lo más importante, si compartirás habitación o no, el salario, tus días libres semanales y tus tareas a realizar.

La duración normal del contrato es de 3 meses a 1 año, pudiéndose alargar hasta 2 años, si las dos partes lo convienen.

Por tanto, una vez todas las gestiones administrativas estén bien ligadas, serás tú quien tendrá que procurarse y pagar el desplazamiento hasta allí.

Quién puede ser au-pair

Los requisitos para ser au-pair en Francia, pueden variar según si vienes de la UE o del espacio extracomunitario.

Si vienes de España, puedes ser au-pair desde los 17 años, hasta los 30; mientras que si eres de un país latino, debes esperar a la mayoría de edad, los 18 años. Además si eres español, sólo necesitarás cursar la educación secundaria obligatoria o superior para comenzar a realizar los trámites para venir a Francia. No necesitas saber necesariamente francés de antemano para venir aquí, aunque te facilitará mucho la comunicación con la familia y te ahorrarás muchos mal entendidos; pero sí necesitas justificar que vienes a aprender el idioma presentando el recibo de inscripción al mismo.

Si la familia necesita que conduzcas, serán ellos los encargados de proporcionarte un vehículo y pagarte los gastos de gasolina y seguro. Asegúrate de que el vehículo está en buenas condiciones antes de conducirlo.

Si eres de fuera de la UE, necesitarás además, algunos detalles más como:

  • Tener conocimientos básicos de francés (te pueden solicitar un diploma que lo justifique)
  • Pasaporte y visado de larga estancia (visa long séjour mention étudiant) que será válido durante 12 meses. Se recomienda solicitarlo con antelación ya que pueden tardar hasta 16 semanas en concedértelo.
  • Confirmación de la inscripción al curso de francés para al menos 3 meses, de mínimo 10 horas por semana.
  • Posibilidad de solventar los gastos de viaje y de la visa. En algunas ocasiones será necesario presentar un comprobante: piensa que tienes que hacerte con los costes de viaje, seguro médico, el pago a la agencia que con la que realizas las gestiones, sin olvidar tus gastos personales una vez en el país
  • Certificado judicial conforme no tienes antecedentes penales
  • Carta de motivación: Esto les encanta a los franceses, además que les permite valorar un poco tu nivel de interés y maduración.

Sobre tu trabajo como au-pair

En Francia está reglamentado el tipo de trabajo y la duración del mismo que puedes realizar como au-pair. Se dice que no puedes trabajar más de 5 horas al día, y no más de 30 a la semana.

No hay una reglamentación específica acerca de las vacaciones, pero se recomiendan 2 semanas de vacaciones cada 6 meses trabajados.

Así pues, ATENCIÓN: La DDTE (Direction Départementale du Travail et de l’Emploi) es muy estricta y hace controles para comprobar que no sobre-explotan al au-pair.

Sobretodo, tu “trabajo” entendido como tal, debe permitirte poder acudir a las clases de francés a las que te hayas inscrito.

Tus tareas deben centrarse en el cuidado de los niños y ayudar en las tareas del hogar. En ningún caso eres la señora de la limpieza, si no que debes ser un miembro más de la unidad familiar, y participar en las actividades domésticas del día a día como uno más.

A pesar de que puede ser que te toque prepararle la comida a los niños, tú también tienes derecho a servirte: puedes / debes comer con ellos como un miembro más de la familia. Y por supuesto, si algún día estás enfermo, tienes derecho a que te cuiden.

Respecto a tus días festivos, tienes derecho a tener un día libre (completo) a la semana, y éste debe ser al menos un domingo una vez al mes.

Tu salario mensual variará entre los 271,50 € y los 325,80 €. Y además, como se trata de un contrato laboral, la familia de acogida está obligada a pagarte la seguridad social y las cotizaciones para el fondo de pensiones (Ircem). Te parecerá poco lo que te pagan, pero la familia acaba pagando casi el doble, y en esta cantidad no está incluido el techo y la comida.

Algunos últimos consejos

Independientemente de si estás considerando ir a Francia a trabajar de au-pair, o te planteas la opción de ir a cualquier otro país, es aconsejable que te tomes tu tiempo para encontrar a la familia que más se corresponda a tus criterios.

No dudes en preguntarles bien por las tareas que tendrás que realizar, los horarios, tus días festivos, sobre las vacaciones escolares (en Francia cada 7 semanas hacen 2 de vacaciones), para no llevarte sorpresas una vez estando ya en la casa de acogida.

E infórmate bien sobre el lugar de residencia: estar en el centro de una gran ciudad no es lo mismo que estar en las afueras o en un pueblo mal comunicado. Busca información sobre los servicios que te ofrece la zona, los transportes y las actividades que podrás hacer una vez allí para que tu tiempo libre puedas aprovecharlo al máximo y no se te venga el techo encima.

Es inevitable que te entre la añoranza al cambiar de país, de costumbres, de habitudes, y que creas que el lenguaje es otro impedimento más para que puedas hacer cosas o entenderte con el mundo. Pero para que realmente tu experiencia au-pair sea un éxito, es imprescindible que te tomes tu tiempo en investigar y en informarte para estar segura de que la decisión es la correcta.

Y para los que estéis pensando ser au pair, ¡adelante, yo lo aconsejo al 100%!

¡Disfrutad de la experiencia!

Allez ! Bisous !

Deja un comentario

Acepto la Política de privacidad