El voluntariado en Francia

Volontaires et bénévoles: Dos maneras de entender el voluntariado en Francia.

Y es que inicialmente nos puede resultar difícil de entender, ya que nosotros sólo conocemos un único concepto de voluntariado, aunque este se use con diferentes connotaciones. Pero para ello está este artículo 😉 .

¿Y quién no ha hecho algo de voluntariado a lo largo de su vida?

Yo, por ejemplo, he colaborado como voluntaria en la Cruz Roja española, tanto de manera gratuita como pagada. En la época en la que uno no tiene hijos ni obligaciones, es un buen momento para hacerse voluntario y conocer gente a la vez que realizas algo que te hace sentir bien a tí y tal vez a los demás 🙂 .

12 millones de bénévoles anuales

Según un artículo publicado en lemonde, en Francia, 12 millones de bénévoles se comprometen cada año con 800.000 asociaciones sin ánimo de lucro.

Me parece un número asombroso. Cuando ves como está el mundo de revuelto y egoísta, saber que aún hay tanta gente dispuesta a hacer de voluntaria, me hace pensar que “aún hay esperanza” :p .

Hacer de voluntario es una buena acción, y los hay de todos los tipos. Desde sociales, hasta ambientales, educativos o comunitarios, en tu país o fuera de él. Vamos, que hay un inmenso abanico donde poder escoger y ocupar tu tiempo muerto.

Hacer de voluntario no sólo es ayudar a alguien o algo, es sentirte útil, crear lazos con tu comunidad, poner a prueba tus capacidades y aprender otras formas de ver y hacer, mejorar tu autoestima y generosidad. Además te permite actuar siguiendo tus ideales, proteger la naturaleza y pasarlo bien interactuando con otra gente que normalmente no habrías conocido.

¡Dicho así parece la ostia, hacer de voluntario!… pero vamos, que no te pagan y que mejor que no abusen de tus buenas intenciones 🙂 .

¿Pero cómo es el voluntariado en Francia?

Existen dos términos para referirse al voluntariado: El Bénévolat y el Volontariat. El primero es un compromiso libre, incondicional y sin contrato, pero con la obligación moral de dedicar tiempo a las misiones para las que se te requiere, respetando las reglas del organismo con el que te comprometes. No tienes derecho a ninguna cobertura social y tu estatus social (empleado, estudiante, jubilado…) no cambia.

El Volontariat es un acuerdo firmado, mediante un contrato. Por tanto el compromiso con la empresa es diferente al del bénévole.

Y como el dinero importa, lo que le hace que bénévole y volontaire no sean lo mismo, son los ingresos. Los bénévoles no reciben un duro, a pesar de que pueden beneficiarse de algunos gastos como el viaje o las dietas durante el ejercicio de voluntario. Los volontaries son pagados mensualmente, con una “compensación” que no está sujeta al impuesto de la renta ni a las contribuciones de la seguridad social. Esta compensación varía entre los 100 y los 810 euros (para el voluntariado internacional, para el nacional es algo menos, el máximo), aunque también pueden beneficiarse de otras ayudas como alojamiento, comida o transporte gratuitos.

Pero ¿qué es un volontaire? Pues no hay nada que lo defina concretamente, ya que no es un asalariado, ni tampoco un bénévole, si no una mezcla de los dos.

No es oro todo lo que reluce

¿Pero qué pasa cuando un servicio funciona gracias a los voluntarios? Que pueden aparecer grietas y defectos… A modo de ejemplo, pongo los bomberos en Francia, pues se ve que hace años que están en huelga pero ¿porqué?

Si consultas la página oficial de los bomberos en Francia, te dicen (y muy orgullosamente), que los voluntarios representan un 79% de los bomberos efectivos. Dicho esto, sin voluntarios, el servicio de bomberos dejaría de existir en muchas regiones, sobre todo las más rurales.

Y es que no es lo mismo ser un empleado oficial, que hacer algo por placer. Los valores y los principios pueden no ser exactamente los mismos, y el estar formando constantemente a los nuevos voluntarios, puede suponer una carga pesada, finalmente.

Quiero pensar que el caso de los bomberos es la excepción, pero en este caso, los voluntarios aseguran el 66% de las horas de intervención y socorro, que no son pocas.

¿Te apetece hacerte voluntario?

Según las estadísticas, la mayoría de los voluntarios tienen menos de 35 años, que es la edad alrededor de la cual tienes un trabajo sólido y una familia que te limita más. Es muy enriquecedor personalmente, ya que te aporta nuevas experiencias. Hagas de voluntario social o ambiental o cualquier otro tipo, vas a estar contribuyendo al mundo, cambiando la realidad, tratando de mejorar alguna situación desfavorable, disminuyendo alguna brecha que separa a ese sujeto de sus derechos.

Y eso no tiene precio.

Cuéntame tus experiencias con el voluntariado. ¡Me encantaría saberlas! 🙂

Allez ! Bisous !

Deja un comentario

Acepto la Política de privacidad